Nacional vs. Once Caldas: La jerarquía no se improvisa