fbpx

Por favor despierta, James, ¡despierta!

2019-02-08T17:38:57+00:00 8 febrero, 2019 |
3 minutos de lectura

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón. 

James, por favor, Jamesito: ¡Despiértate!

Aprovecha este impulsito; aprovecha que al entrenador le gustó como jugaste el miércoles y, de golpe, vuelve a alinearte el fin de semana; carajo, aprovecha, muéstrale lo que tienes, despierta, despierta.

 

Camiseta Gordo Ronaldo

Aquí en Colombia, tercos y orgullosos, hemos preferido señalar a tus entrenadores, en vez de pensar que, a lo mejor, tú también tienes algo de culpa en tu desempeño irregular en Europa. Pues, digámonos la verdad: no puede ser que Benítez, Zidane y Kovac te tuvieran todos bronca, así, porque sí, ¿no crees?

Equipos eternos: Independiente Medellín 2003

Quizás no encajabas del todo bien en su sistema; o, quién sabe, pensaban que te hacía falta algo de disciplina o trabajo duro; o, incluso, vaya uno a saber, sencillamente no estaban dispuestos a mimarte como lo hicieron en su día ‘Pek’, Carletto y el bueno de Jupp Heynckes. Porque sí… sí… vas cogiendo fama de niño mimado y caprichoso; y es por eso, justamente, que tienes que aprovechar esta oportunidad, para sacudirte de esa mala fama de una vez por todas, para demostrarle a Kovac (y al resto de Europa) que también sabes ganarte el pan con el sudor de la frente, que también sabes dejarte la piel por el escudo.

 

 

Claro, pase lo que pase, no van a faltarte novias. En estos días, precisamente, el sensacionalismo de la prensa italiana ha sabido combinarse con el servilismo de la colombiana y muchos dan por hecha tu llegada a la Juventus, el próximo verano. Igual: hace unas semanas era el Arsenal y dentro de unos meses, podrá ser cualquier otro grande de Europa. La cuestión no es esa; trabajo no va a faltarte. Sin embargo, no olvides que el mensaje del Bayern es muy claro: “si demuestra lo que vale, se queda con nosotros”. Es una cuestión de honor, James, eso no puede dejarse de lado.

Lea también: Carlos Queiroz en cinco toques.

Tú elijes. Aprovechas este impulsito y sigues camellando para que en München quieran quedarse contigo; o sigues en la misma dinámica de popstar, pendiente de las novias y de tomarte fotos en calzoncillos. Tú verás. El Bayern puede abonar los 42 millones de su cláusula y hacer oídos sordos a las ofertas millonarias que le lleguen de Turín, de Londres y hasta de la Conchinchina; o mandarte de vuelta a Madrid, dando a entender que, aunque tienes talento pa’ jugar donde quieras, tu temperamento no se lo aguantan en ninguna parte. Tú decides. Este es el momento de demostrar que eres verdaderamente distinto. No vaya a ser que te pase como al Tino Asprilla y que dentro de unos años terminemos diciendo, amargados y llenos de lástima: “ese zurdito tenía con qué ser el mejor jugador del mundo, pero no quiso”

¡Despierta, carajo, despierta!

Termine con: Razones para no sufrir con la llegada de Queiroz a la Selección Colombia

(Visited 286 times, 13 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS