Los 25 años del 5 a 0 y por qué el gol de Asprilla es perfecto