Hincha Rey de Copas: No todo es tan malo como parece