Las dos piezas que faltaban