El Cali mandó al infierno a Torres