A Millos no le sobra nada