fbpx

Los tres monstruos de Senegal que nos pueden aguar la fiesta

2018-11-06T21:39:15+00:00 18 mayo, 2018 |

Soy malísimo para los nombres propios y tengo muy mala memoria. Además del fútbol, mi deporte favorito es exagerar y equivocarme en las predicciones.

3 minutos de lectura

Como Senegal ya dio a conocer sus 23 soldados para Rusia nosotros le contamos los cuatro que más miedo nos dan. 

 

Koulibaly: El Mariscal

 

Este chico –no supera los 26 años– es otro caso de madurez prematura. Empezó en el Metz francés, de ahí pasó al Genk belga en donde jugó los miles de minutos que lo confirmaron como un central implacable y regular y que lo metieron en los planes de Sarri para su romántico Nápoli.

 

pekerman-for-carpinteria

 

En Italia, rapidito, se ganó la titular y desde entonces, domingo a domingo, es un jugador estampa y emblema del ex equipo de Maradona. El 2018 ha sido su año cumbre y hoy por hoy es difícil excluirlo de la selecta lista de los centrales top. Por arriba es fenomenal – para defender y para atacar–, es dueño de un biotipo prodigioso y es garantía de salida en limpio y con  visión.

 

En Senegal juega siempre y su duelo con Falcao amerita alquilar balcón. Rusia puede ser su trampolín para llegar a uno de los grandes grandes de Europa.

 

5 goles va en lo que lleva el 2018: si lo dejamos suelto en el Mundial…

 

Keita Baldé: La Estrella

Este chico tiene 23 añitos pero más de170 partidos como profesional y su hoja de vida es de lujo: Barcelona F.C, Lazio y A.S Mónaco.

 

Keita es uno de los tantos niños de oro africanos formados por La Masía. En 2010, en un torneo con las inferiores del Barca en Qatar, se puso de artista, le llenó de hielo la cama a uno de sus compañeros y como castigo el club lo mandó a jugar a la segunda división B española, en el UE Cornellá.

 

Allí, rebelde, hizo 47 goles en su primera temporada, quedó libre y la Lazio lo compró. En Italia se hizo grande, jugó por tres temporadas e hizo 30 goles… que le valieron para llegar –por 30 mangos– al Mónaco como remplazo de Mbappé. En el principado, jugando al lado del Tigre, ha hecho 8 goles en 33 partidos.

 

En Senegal, aunque no es un fijo en el once inicial, pegado a la banda derecha hace temblar. Es un extremo atrevido, encarador y seducido por el gol. Además, como Sané y Firmino en el Liverpool, Keita se ha hecho amigo de Falcao y le ha fabricado más de un gol; también es un buen pasador.

 

Llega a Rusia como la gran promesa de Senegal, y así como es clarísimo que Sané será la pesadilla de Arias por derecha, Keita Baldé tendrá que estar, desde ya, en el radar y en la cabeza y en los sueños de Fabra o de Mojica.

 

Sadio Mané: La Bestia 

 

Al Igual que Koulibaly, Sadio se hizo jugador profesional en el Metz francés. De allí pasó a la liga austriaca para romperla toda en el Red Bull Salzburg: 42 goles en dos temporadas. Entonces el Southampton pagó por sus servicios y llevó su dinamita a la Premier League.

 

Dos buenas temporadas lo pusieron en los anteojos de Klopp, que lo pidió en combo con Salah para junto Firmino conformar el tridente más diabólico y goleador en toda Europa.

 

El 2018, gracias a sus dos años aprendiendo día a día del loco Klopp, ha sido su año de gracia. Su graduación como fenómeno y jugador top. A su conducción en velocidad que lo hizo destacarse desde que llegó, le ha sumado lucidez para asociarse y una letalidad (preocupante para nosotros) en el área.

Su cadera es de caucho y en el uno contra uno, si le das espacio y tiempo, te puede hacer ver verdaderamente mal.

 

¿Por qué asustarse? En Champions League –el ocho días jugará la final– jugó 10 partidos e hizo… 10 goles. ¡Bu!

 

¿Les gustaría ser Santi Arias y enfrentarlo?

 

brazilcarpinteria

 

Foto:

habladeportes.com

(Visited 133 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS