En Millonarios no todo puede ser celebración