Millos, su presidente mudo y los violentos