Directivos de Millos: rompan el marrano