Hemos sido mezquinos con Cristiano