Caso Dayro Moreno: ¡Qué viva nuestra hipocresía!