No es la Selección Colombia, los mediocres somos nosotros