fbpx

Una Superfinal de mentiras en el Bernabéu

2018-11-29T19:43:16+00:00 29 noviembre, 2018 |
  • La final de la Libertadores Boca vs. River se jugará en el Santiago Bernabéu

Psicólogo en desuso, editor aficionado y futbolista recontra frustrado.

4 minutos de lectura

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón.

Al principio era un partido de fútbol, uno importante, pero finalmente un partido. Y a medida que han pasado los días se ha hecho evidente que este juego se nos salió de las manos y que ahora ningún partido es “solo un partido”. Ya son tantas cosas las que  rodean al fútbol, hay tantos intereses ocultos, que el sentido común para unos es el menos común para otros.

Lea también: Una buena razón para que no se juegue la final de la Libertadores

 

 

La mecha la prendieron unos desadaptados, “los de siempre”, que parece que no son tan pocos, pues si lo fueran ya habrían sido controlados  y cosas de este estilo no sucederían día de por medio. Todo arrancó por esos imbéciles, digo imbéciles y no criminales, para no especular con los intereses ocultos de las mafias que, se sabe, son las barras de los equipos. De antemano, se especula con una venganza por parte de un tal ‘Caverna’ Godoy, un capo de la barra de River al que el día anterior le habrían incautado varios miles de dólares y boletas para vender.

Luego vinieron las tres horas de incertidumbre en las que, aunque era evidente que Boca no podía jugar, aún se barajaba la posibilidad de que continuará el show. De hecho, Infantino bajó de la platea y abogando por los intereses de la superpoderosa organización que preside dijo que no había vuelta atrás. ¿Qué más importante que la salud de los jugadores o la falta de garantías de seguridad? Ni idea, pero para Infantino la final tenía que jugarse. Finalmente, primó el “sentido común”: D’Onofrio y Angelici firmaron un “pacto de caballeros” y la final se pospuso un día.

Le puede interesar: El ABC del futuro de la final de la Libertadores

 

Gorra Rastastas

 

El domingo amaneció con la esperanza de fútbol, de que por fin se jugara fútbol. Y no. Boca se negó a jugar el partido y solicitó la descalificación de River ante el Tribunal Disciplinario de CONMEBOL. Casi era previsible que eso iba a pasar. Ya no quedan pactos de caballeros y Boca no iba perder la oportunidad de vengarse por el escritoriazo de River en la Libertadores de 2015. Eso lo supieron los jugadores y Angelici desde que la primera piedra le pegó al bus. A partir de ahí, condimentaron todo para llevar el partido hasta donde lo llevaron…

El Tribunal Disciplinario anunció que rechazó el pedido de descalificar a River (eso sí, le pusieron una multa de 400.000 dólares y dos partidos de local a puerta cerrada) y la Superfinal (Jajaja), parece, se jugará el 9 de diciembre en Madrid. Sin embargo, la novela está lejos de terminar, pues Boca todavía tiene dos instancias para apelar y Angelici anunció que si le toca las hará efectivas. Ahora que lo rechazaron en primera instancia, irán a la Cámara de Apelaciones de la Conmebol y si allí los vuelven a rechazar, acudirán al famoso TAS (o Tribunal de Arbitraje del Deporte). Y a eso súmele que ante cualquier respuesta en detrimento de River, ellos también podrán apelar.

No deje de leer: 5 colombianos desconocidos que jugaron el Superclásico

Camiseta Andrés Escobar

 

Así las cosas, la final de la Libertadores en Europa, más allá de lo evidente y patético, es una final ficticia a la que Boca se va a presentar para evitar sanciones y multas. Ficticia, sobre todo, porque bien podría pasar que gané River en la cancha y que el TAS, o incluso el Tribunal de Apelaciones, den a Boca como el ganador. Una locura surreal peor que cualquier circo de barrio  ha sido la Conmebol en los últimos años.

‘Caverna’ Godoy, Infantino, D’Onofrio, Angelici, Tribunal Disciplinario, Cámara de Apelaciones, TAS… Si algo nos dejó claro está edición de la Copa es que en este fútbol, lo que menos importa es, justamente, el fútbol.

Foto:
Infobae

(Visited 398 times, 2 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS