«Irse a Panamá»: la jugada maestra de Jorge Luis Pinto