fbpx

Junior no fue “Colombia en la Copa Suramericana”

2018-12-14T16:38:59+00:00 14 diciembre, 2018 |
  • Junior de Barranquilla perdió la final de la Copa Sudamericana.
2 minutos de lectura

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón.

Reivindico mi derecho a hinchar solamente por mi equipo. ¿Solidaridad con los demás clubes colombianos? Nada, no vengan con cuentos chimbos. La derrota de Junior en Suramericana no me dolió en lo más mínimo. Es más: podría hasta decir que me alegró, me tranquilizó, me hizo sentir un fresquito.

Y no, no es por resentido. Claro, no faltará el comentario del hincha tiburón dolido que me señale de “rolo mala leche” y envidioso. No. Sinceramente no se trata de eso. No tengo nada en contra del Junior de Barranquilla, ni contra lo que representa. Pero tampoco hay absolutamente nada que me una a ese escudo. Nada. Así que no le veo ningún sentido a pretender que me importa; aparentar, simular, servir de impostor. De hecho, con el respeto de los “solidarios” que hincharon por el Junior, debo decir que lo que hicieron me parece terriblemente hipócrita.

Lea también: El ABC de la novela del traspaso de Jarlan Barrera

Camiseta James Rodriguez

 

Así es: hipócrita. Pues la solidaridad, el apoyo y la fuerza terminan por durar escasos 120 minutos. Después de la derrota, una vez queda claro que no va a haber borrachera patrocinada por el equipo ajeno, los “solidarios” se desentienden. A ellos no les toca el insomnio de esa noche; ni el de la siguiente; ni el de la siguiente. Tampoco tienen que hacerle frente a la amargura de saberse mejor que el rival y haber perdido en los penales.

Pueden ahorrarse la putería de haber botado a la caneca la posibilidad de sellar la victoria  (y por partida doble, una en Barranquilla y la otra en Curitiba). Los “solidarios”, tan campantes, tan bienpensados y tan generosos, pueden ahorrarse la impotencia de querer echarle la culpa a alguien y no saber a quién. Los “solidarios” son aguastibias, son medias tintas, son de “la puntica nomás”.

Seguro le interesa: Los cinco penales más tristes de la historia

Camiseta Ronaldinho

 

Yo prefiero ser sincero. Soy moralmente incapaz de hacerle fuerza a otro equipo que no sea el mío. Me resulta imposible gritar un gol ajeno con las tripas. Me parece hipócrita decir que “me da vaina” que hayan perdido. Es más, insisto, me tranquiliza saber que no van a festejarme en las narices. Me alegra no tener que lidiar con la celebración de mis vecinos. Me da un fresquito. ¿De qué se me acusa? ¿Anti patriotismo? ¿Traición? ¿Falta de solidaridad? No, amigos, es simple terquedad de un futbolero que no puede hinchar si no por los colores que le inculcó su viejo.

Foto:
La Razón

(Visited 776 times, 9 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS