La Copa América es un torneo mediocre