Hay problemas más importantes que el reemplazo de Pékerman