fbpx

Liverpool vs. Real Madrid nos devuelve la esperanza en el fútbol

2018-07-17T11:09:00+00:00 3 mayo, 2018 |

Soy malísimo para los nombres propios y tengo muy mala memoria. Además del fútbol, mi deporte favorito es exagerar y equivocarme en las predicciones.

3 minutos de lectura

La final de Champions de este año, créanlo o no, desafía el nauseabundo fútbol moderno. ¡Salud! 

 

Qué pena, ¿en qué año es que estamos?
No parece que en 2018, por fortuna. Este iba ser el año del estallido de los nuevos ricos, ¿no? Al menos eso es lo que querían hacernos creer el City de Pep Guardiola y el PSG de Neymar y compañía. Solo el Barça, pensaban algunos, con sus millonarias incorporaciones, podría hacerle frente a esas dos nuevas potencias. Quién diría. Parece que 2018 tampoco fue el año del fútbol de los millones.

 

andres-inmortal-carpinteria
De hecho, hay motivos para que desde ya nos sintamos ganadores. Todos. No importa a qué equipo le vayamos (la mayoría será del Liverpool, dado el odio generalizado que despierta “El Calvo”). Hasta los hinchas del Barcelona y los nuevos (y furibundos) seguidores del Bayern, todos deberíamos celebrar: este año ha triunfado el fútbol.

 

Lea otra opinión del autor: Guardiola es uno más…

 

Con el Liverpool, gana la nostalgia. Ver al ‘Pool’ en la final de Champions nos devuelve, inevitablemente, a aquella noche de Estambul. Era 2005 y los que estábamos más niños no dimensionábamos lo que estábamos viendo. Nos parecía normal que un equipo remontara un 3-0 (pues en nuestro mundo de niños la norma eran los partido de recreo que terminaban 17-13).

 

Pero los más viejos sí lo supieron con certeza: esa noche, el Dios del fútbol bajó a la tierra y, en el entretiempo del partido, bendijo al equipo del norte de Inglaterra. No se ha visto nada parecido desde entonces, ni se verá. Lo único que queda es recordar; eso es la nostalgia, característica esencial del futbolero. La nostalgia que gana al contar con Kloop y sus muchachos en Kiev.

 

la-pecosa-formato-carpinteria

 

Con el Madrid – cómo negarlo–, ganan el esfuerzo y la constancia. Increíblemente, en la misma temporada en la que el mercado terminó de reventarse, Florentino se atrevió a dejar su chequera practicamente quieta.

 

Zidane le apostó a lo que tenía y ahí está, en su tercera final de Champions consecutiva. Además, llama la atención que el Madrid ha ido mutando a un equipo de cantera (o al menos de jóvenes promesas). Ojo a este dato: Nacho, Carvajal, Lucas Vásquez, Asensio, Varane, Benzema, Marcelo y Sergio Ramos (es decir, medio equipo) llegaron todos al Real Madrid sin haber cumplido los 21 años.

 

También le gusta: Camilo Zuniga, siempre quise volver 

 

El equipo ha mantenido su base, ha confiado en la gente de la casa y es por eso que ha conseguido dominar Europa en el último lustro. Eso, como hinchas del fútbol, también deberíamos aplaudirlo; con el Madrid ganan el esfuerzo y la constancia, pierde el fútbol de los millones. Lo dicho: no parece el 2018.

 

Con ambos equipos, entonces,  gana el ímpetu por encima de la especulación. Pues se trata de equipos imperfectos, que atacan infinitamente mejor de lo que defienden. Correlones, metelones, ni al Liverpool ni al Madrid puede acusárselos de frívolos. Llegaron a la final a punta de amor propio. Y sí, se beneficiaron de los errores arbitrales. Pero eso, queridos amantes del fútbol, también hay que celebrarlo. Gana el fútbol del escándalo, del error humano, de las despedidas injustas (como la de Buffon), de los equipos que ganan pidiendo la hora… gana el fútbol de antes, el fútbol de veras. Celebremos todos juntos
El próximo sábado 26 de mayo, los amantes del fútbol podremos darnos un descanso mínimo de ese adefesio en el que quieren convertir a la pelota, una mezcla incomprensible de Instagram, jugadores en calzoncillos, arbitraje por video y plata, plata y más plata. Gracias al cielo, no parece 2018.

 

Termine con: Klopp siempre supo que Salah era mejor que Coutinho 

 

el-potrero-formato-carpinteria-face

 

Foto:

imvid.depor.co

(Visited 33 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS