fbpx

Buenas razones para quedarnos con Arturo Reyes en la Selección Colombia

2018-10-12T17:46:49+00:00 12 octubre, 2018 |
3 minutos de lectura

Las opiniones de los columnistas no reflejan necesariamente la de Hablaelbalón. 

“A ese no lo conocen ni en la casa”, esa fue la frase de presentación de Arturo Reyes. Sí, esa fue. Ahora no salgan a decir que no, que sí lo conocían, que “¡uy, tan brillante su proceso con los juveniles!”, que “claro, se sabía que iba a ser buen papel”. No se las vengan a tirar aquí de conocedores; Arturo Reyes no estaba en el mapa de nadie. Cómo será que ayer, viendo la guachafita que montaron James y Juanfer y Cardona y Falcao y Bacca, cada vez que enfocaban el banco de suplentes, muchos le pegaban con el codo al amigo de al lado y le decían: “Psssst, ¿cuál es? ¿el calvito?”. No es molestando: más de la mitad de futboleros colombianos no tiene ni la más mínima idea de quién es este señor.

Camiseta Pékerman

 

¿Por qué? La verdad es que muy pocos se tomaron la molestia de conocerlo. A fin de cuentas es solo un reemplazo, el de ‘mientrastanto’; en vez de perder el tiempo conociéndole la hoja de vida a este fulano, era preferible dedicarse a pensar en quién iba a ser el nuevo ‘Pek’. ¿Hiddink? ¿Martino? ¿Dunga? ¿’Bobby’ Martínez? A nadie se le pasó por la cabeza que el tal Reyes fuera a durar más de una quincena. Y ya ven: han pasado más de tres meses desde el Mundial y el reemplazo de José Nestor na’ de na’. De verdad, ¿no deberíamos empezar a pensar que la continuidad de Reyes es una posibilidad real? Hace unos días, todos hubieran puesto el grito en el cielo; hoy, después del baile que le dimos a los gringos, más de uno dice que deberían darle la oportunidad. ¡Ay, Colombia, pueblo acomoda’o!

Lea también: Lo bueno, buenísimo y lo exquisito de la Selección contra Estados Unidos

Pero, ya, fuera de chiste; hay que ponerle atención a lo que está haciendo este tipo. Llevábamos años sin ver algo parecido a lo que pasó ayer. Colombia fue un equipo atrevido, alegre, descarado; los pesos pesados molieron y sudaron, conscientes de que después de Rusia nadie tiene el puesto ganado; el equipo no subestimó al rival, sino que al contrario supo medirlo y pasarle por encima. Mejor dicho: tenemos terreno ganado de cara a Brasil 2019; tenemos adelantada la gran tarea que tenemos que entregar en 2022. ¿A qué va a llegar otro, llámese Martino, Dunga o Sanputas? ¿A desbaratar lo que ha ido logrando este señor? No, no. A lo bien: pensémoslo dos veces.

 

 

¿Cuál es el problema? ¿Que es un completo desconocido? Pues, conózcanlo, averigüen quién es, hagan la tarea. ¿Que no tiene experiencia? Tampoco la tenía Joachim Löw, campeón del Mundo con Alemania, por salir de los paradigmáticos ejemplos de Zidane, Guardiola y Simeone, que hicieron cosas monstruosas aunque nunca se hubieran sentado en un banquillo. En fin. A mí me enseñaron que entre dos males hay que escoger el menos peor. Y con Arturo Reyes, por fortuna, se da el caso de que cada vez demuestra que además de ser el menos peor, ni siquiera es malo. ¿Cuál es el afán de cambiar lo que está funcionando bien?

Termine con: Los universitarios que juegan en la Liga Águila

Foto.

Kienyke

(Visited 1.142 times, 3 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS