La renuncia de Almirón habla muy mal del proyecto de Nacional