fbpx

Para los hipócritas que “no” van a ver el Superclásico

2018-12-07T14:34:09+00:00 7 diciembre, 2018 |
  • La final de la Copa Libertadores entre Boca y River se jugará fuera de Argentina
3 minutos de lectura

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón.

El fútbol está podrido, eso ya lo sabemos. Lo de la Libertadores es la prueba última de que el fútbol está tan dañado, enfermo, tan ido al traste como la sociedad y el mundo en general. El Boca-River lo juegan el domingo en el Bernabéu –porque esta vez lo juegan porque lo juegan, no lo dude– y hubiera dado lo mismo que lo jugaran en el Madison Square Gaden o en el patio trasero del palacio de algún jeque, yo que sé. Esto parece más un espectáculo, un show, que un partido de fútbol. Y con todo: ¿quién se lo va a perder? ¿quién puede ser tan caradura, tan pecho frío, como para querer perderse un Boca-River (juéguenlo donde lo jueguen), que a fin de cuentas es también una final continental (juéguese como se juegue)?

 

Camiseta James Rodriguez

 

Claro, es normal que la ilusión de hace 15 días se haya venido a menos. Ayer la noticia era que los clubes no habían podido vender todas las boletas que tenían a su disposición. ¿Y qué querían? ¿Que el hincha humilde que hace unas semanas durmió en los andenes para conseguir su entrada, cogiera un avión (así, tan campante) y cruzara el charco? De verdad, la situación raya con lo ridículo. Entre tantas mentiras que se han dicho en torno a este partido, me quedo con la verdad de Gallardo: “llevarse la copa a España es un robo al hincha”. Sí, Marcelo, sí. Y con todo: ¿quién se lo pierde? ¿quién le dice a ese mismo hincha que durmió en los andenes y que tuvo que devolver su entrada porque no sabe siquiera lo que es subirse en un avión, que no vea el partido? ¿Qué hincha dolido va a ser tan gallardo de no verlo?

Lea también: Así les ha ido a River y a Boca en el Santiago Bernabéu

Es normal que la tensión haya disminuido. Después de tanta demora, de tanto aplazamiento, anuncio va, anuncio viene, después de que se haya hablado tanta paja al respecto… mantener la tensión que se estaba viviendo aquel sábado en la mañana era imposible. Ahora, sin esa tensión inaguantable de hace dos semanas, muchos dicen, con esfuerzo e intentando sacar ganas de donde las hay: “¡Ay, ya! ¡que lo jueguen! ¡rápido!”. Y otros, más morales, más críticos, menos pasionales, llegan a decir que “es una vergüenza que vayan a jugarlo”, que “el colmo”, etcétera. ¿Quién tiene razón? Qué importa. La pregunta ahora es quién se lo va a perder. Por más el colmo que sea que lo jueguen y por más que haya que sacar ganas de donde no las hay, ¿quién es capaz de perderse, por su propia voluntad, el partido del domingo? Levante la mano el que se lo vaya a perder.

 

Camiseta Ronaldinho

 

Ese es el problema, amigos. El fútbol está dañado, enfermo, ido al traste, podrido. Sí. El fútbol está vuelto mierda. Y con todo: sigue siendo más fuerte que nosotros, carajo.

No se vaya sin leer: Así fue el mejor Superclásico de la historia

Foto:
Tele 13

(Visited 179 times, 4 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS