Así fue el peor clásico capitalino de TODA la historia