La Selección Colombia está salada

4647

Compartir artículo:

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón.

 

Quizá sea un sentimiento universal ese de sentir que de cara al mundial el equipo propio está salado. No sé, pero en Colombia sí estamos salados.

 

De por sí, el punto de partida es jodido: una selección irregular que sufrió mucho en la eliminatoria y cuyo puesto final en la tabla no refleja fielmente la crisis de juego y la falta de identidad con las que hemos navegado desde aquella tarde triste en el Maracaná. A pesar de estar en Rusia, de verdad que da la sensación de que las cosas no están saliendo bien. El 70% de nuestros referentes está pasándola mal. Vamos de adelante para atrás.

 

 

Lea también: El vicio que tumbó la carrera de Jackson Martínez

 

James_gangazo

 

En Brasil dirán lo mismo con la lesión Neymar y repito, tal vez son muchos los países que sienten lo mismo. Pero… ¿es normal que esto pase? Que a escasos tres meses para el pitazo inicial nuestros tres máximos baluartes estén jodidos. Me dirán que son lesiones leves. Igual…

 

¿No da miedo que Falcao esté saliendo de su segunda lesión muscular en cinco meses y que en total haya completado dos meses en el dique seco? (El problema de la Selección Colombia son los delanteros)

 

¿No da rabia que James, justo cuando comenzaba a jugar su mejor fútbol en años (?), se haya jodido? Habían dicho que era una lesión leve y se suponía que está semana estaría de vuelta a los entrenamientos… Ayer, por ejemplo, no salió al campo.

 

¿Y lo de Cuadrado? ¿Lo de Cuadrado y su caprichosa pubalgia? Aunque es seguro que volverá a las canchas antes del Mundial, quién no se pregunta por el nivel en el que lo hará.

 

Después está lo de Cardona, que aunque si bien salió indemne de las acusaciones por acoso sexual en Argentina, no estará en los amistosos previos al Mundial por su patético numerito racista contra Corea. El 10 de Boca, protagonista en la todavía cruda propuesta de Pekerman, se perderá dos ensayos importantísimos (ahora los amistosos sí que cuentan) pensando en Rusia.

 

En la mitad de la cancha la cosa podría ser peor. Carlitos Sánchez logró escaparse del banquillo de la Fiore y ahora es indiscutible en el Espanyol. Acá el problema es su compañero. Abel Aguilar llegará al trajín mundialista con 33 años y hasta ahora nadie más ha estado a la altura del puesto. Mateus, que hace 500 goles con el América de México, cuando se pone la de Colombia se convierte en un gatito inofensivo (y brutalmente impreciso).

 

Abajo es donde mejor está la cosa. De la euforia pasamos a la decepción más profunda con el tema de Mina. Valverde no le cree ni el nombre y si esto se mantiene, Yerry llegará con muy pocos partidos a Rusia. Vida puta, ¿no?

 

Le puede interesar: Yerry Mina tiene muy difícil su permanencia en el Barcelona

 

James_gangazo

 

La situación de Cristian Zapata tampoco es muy diferente: hoy es la última opción para Gattuso en el Milan. Desde que el técnico italiano asumió en noviembre del año pasado, Zapata ha jugado tres minutos (3, no está leyendo mal) por Serie A y solo en Europa League ha habido minutos para él; fue titular y jugó los 90 en el partido contra el Ludogorets, en el que su equipo se clasificó a octavos de final.

 

Relacionado con esto último, para cerrar, la cereza del pastel. La mala suerte —¿todavía alguien se  se atreve a decir que no?— emparejó al Milan con un tal Arsenal. Sí, ese Arsenal, el equipo de nuestro venido a menos David Ospina. ¿En la Europa League? Sí, esa Europa League, la única competición que le queda al arquero…

 

Para ahorrar palabras y hacer sencilla la matemática: el próximo 15 de marzo a alguno de los dos se le habrá acabado la temporada. ¿Ospina o Zapata? ¿El arquero o el central preferido de Pékerman? Que entre diablo y escoja.

 

¿Que no estamos salados? Ja.

 

No se vaya sin leer: Davinson Sánchez y tres más

 

Foto:

800Foto


Lo más leído