Mónaco: el buen ‘nuevo rico’