fbpx

Hincha león: ¿cómo no creer que podemos ganarlo todo?

2018-11-13T17:36:59+00:00 13 noviembre, 2018 |
  • Morelo_millonarios_santa_fe

Soy malísimo para los nombres propios y tengo muy mala memoria. Además del fútbol, mi deporte favorito es exagerar y equivocarme en las predicciones.

3 minutos de lectura

¿Qué se viene esta semana para Santa Fe?

Santa Fe vs. Tolima – Liga Águila 

Partido de Ida:
Estadio El Campín
Miércoles 14 de noviembre
Hora: 8: 00 p.m RCN

Partido de vuelta:
Estadio: Murillo Toro
Sábado 17 de noviembre
Hora: 8:00 p.m Win Sports

¿Qué tiene el Tolima?

Tiene a Gamero, que es un capo y supo, a pesar de la salida de Villa, mantener el fuego de su Tolima campeón y con 39 puntos ser primero de esta liga. Este equipo, como el del semestre pasado, es ordenado pero generoso. Va al frente y no se esconde nunca. Será una serie jodidísima porque el equipo de Gamero conjuga esa linda mezcla entre juventud y experiencia tan importante en las finales.

Tiene, además, dos venezolanos que meten miedo: Yohandry Orozco –que ya brilló el semestre pasado- y Luis González, el delantero que emergió este semestre prendido en fuego. La mitad, con Robayo, Carrascal y Carlos Robles –revelación de esta liga- es una de las más fuertes de la liga, y arriba, con un Marco Pérez enamorado del gol, si das un espacio, chao, te liquidan.

El Tolima, con 34 goles a favor, fue con diferencia el equipo más goleador del todos contra todos. Entonces, esto es como contra el Junior: si Santa Fe no juega inspirado, si no se hace el dueño del partido, va a sufrir. En Bogotá y en Ibagué.

 

Dolores de Cabeza:

La irregularidad. Estamos todos muy felices, sí, goleamos a Millos, entramos en los ocho, recuperamos la esperanza de darle la vuelta a la Sudamericana y el semestre ya no será un oscuro fracaso; sin embargo, hay que ser críticos y reconocer que sabe mal que, a estas alturas del año, Santa Fe sea tan irregular.

Que pase de tocar el cielo en Cali, para después ir al infierno en Bogotá contra el Junior, para después volver a elevarse contra Millos, aunque es vertiginoso y hace amar a este equipo, futbolísticamente preocupa. En este momento de la temporada, si uno aspira a algo grande, tiene que equilibrarse y jugar parejito –lo otro es muy desgastante física y emocionalmente-.

Así, el gran dolor de cabeza es la bipolaridad santafereña. Quién no se pregunta, ¿con qué cara saldremos mañana?

 

Motivos para sonreír: 

Que ver a los nuestros cantar en el camerino “ya se acerca nochebuena, ya se acerca navidad, para todas las gallinas, el regalo de papá”después de golear a Millos en su “despedida triunfal a Russo” fue hermoso. Y nos devolvió a la vida, y nos hace sentir que este equipo, con sus vacíos, con sus fallos, es un grupo unido, que de verdad siente los colores y va a luchar hasta el final. Como debe ser.

Alienta, también, que los “suplentes”, Guichón, Roa, Carmelo y Balanta, funcionaron muy bien contra Millos y le habrán generado dudas a Sanguinetti (esas son las dudas que vale la pena tener).

Alienta el nivel en el que anda Rufay, pues en el mata a mata viene muy bien que el guardián del arco esté inspirado. ¡Y que Morelo volvió al gol! Sí, Wilson esperó hasta Millonarios para salir de la caja y volver a hablar fuerte y claro. Ya lo he dicho en varias ocasiones: este Santa Fe, sin el fuego de Wilson, está perdido. Necesitamos su desequilibrio, su gol, su manera de destrabar partidos, su jerarquía. Y está de vuelta. Mañana hay que llenar el estadio. Y hay que ganar.

 

Foto:

@JD_Cardenal

(Visited 25 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS