Las dos piezas que faltaban

318

Compartir artículo:

Resulta difícil analizar uniformemente un amistoso con tantos cambios y una roja al minuto 46. Lo importante son los detalles y los minutos de los jugadores nuevos. Estos son los puntos altos del amistoso y una pregunta que le dejamos a Pékerman.

 

El partido contra España de la semana pasada dejó muchas preguntas abiertas. La sensación fue que Colombia fue superada en el juego. El costado izquierdo —formado por Armero y Cardona— fue defensivamente una grieta. Sánchez y Aguilar tuvieron serias dificultades para superar la presión del rival y sacar al equipo.

 

Contra Camerún Pékerman hizo cinco cambios. Si bien la categoría de rival era inferior, se jugó contra el campeón de África en su etapa de preparación para la Copa Confederaciones. Por eso, la soltura y el caudal ofensivo del equipo fueron algo muy positivo. Esta gira deja buenas noticias.

 

Puntos altos

 

Barrios: la pareja de Sánchez

Encontrarle pareja de baile en la mitad a Carlos Sánchez ha sido una odisea. A priori se puede pensar que Barrios y Sánchez son del mismo corte, jugadores difícilmente complementarios. Pero el descomunal nivel de Wilmar en Boca obligaba a probar. Hoy en día, el cinco de Boca tiene dos marchas más que Torres y Aguilar. El terreno que abarca, su ritmo de juego e infatigable presión son un enorme valor. Puede que Aguilar tenga mejor primer pase, pero con todo respeto, no estamos hablando de Xabi Alonso como para prescindir de las bondades de Barrios. Con él y Sánchez, Pékerman blinda con dos perros de caza la mitad de la cancha. Puede soltar con tranquilidad a los laterales a sabiendas que cuenta con dos grandes especialistas de las coberturas. Esta es una pieza que necesitaba el equipo. Gran noticia.

 

También puede leer; Editorial: Si Russo se va

 

Fabra, que bueno que viniste

El lateral izquierdo desde hace un buen tiempo ha sido una de las grandes carencias de Colombia. Después del espectacular mundial de Armero el puesto quedó huérfano. Farid Díaz dio una mano con lo que pudo. Tuvo actuaciones buenas y su compromiso no está en discusión, pero el lateral de Nacional ofrece muy poco en ataque. Parte de la falta de volumen ofensivo que mostró Colombia en el 2016 se explica en los pocos recursos de los laterales para romper de atrás, construir paredes, hacer centros precisos y su pobre uno contra uno.

 

En Boca, el entrenador decidió sentar a Fabra hace unos partidos. Pero su temporada estaba siendo francamente buena. Contra Camerún mostró un desparpajo y una velocidad para aparecer de segunda línea que hace rato no veíamos en esa posición. Por condiciones Fabra tiene todo para ser el dueño del puesto en los próximos años. Machado, Díaz y Armero, por el momento, están lejos del lateral de Boca.

 

También puede leer: Óscar Rentería: cómo empeorar una semifinal

 

Una baraja de cracks

Pékerman cuenta con una cantidad de alternativas que la gran mayoría de selecciones envidiaría. Sin lesionados, vimos que Colombia tiene una baraja de cracks que ofrecen distintas posibilidades para distintos tipos de rivales y partidos. Tres mediapuntas espectaculares y una estrella mundial. Un extremo como Izquierdo que el entrenador venía buscando sin éxito. Dos delanteros de área letales. Un segundo delantero diferente como Teo. Un gran arquero. Centrales rápidos en un gran momento. Hay todo para clasificar y volver a hacer un gran mundial.

 

La pregunta

 

Don José: ¿Pueden ser Fabra y Barrios las piezas que faltaban para recuperar el tono de la Colombia de Brasil 2014?

 

También puede leer: Si yo fuera Edwin Cardona

 

Foto: elheraldo.com


Lo más leído