fbpx

Recordando a Wesley Lopes, “goleador histórico de la Liga Rumana”

2018-12-24T14:31:30+00:00 5 diciembre, 2018 |
  • Wesley Lope, jugador brasliero de Millonarios, enfrentado a Javier Lópz de Rionegro Águilas

Costeño de nacimiento y rolo por adopción.

3 minutos de lectura

¿Qué hincha de Millonarios no recuerda la emoción que sintió cuando, de la mano de Lillo, ficharon  al “goleador histórico de la Liga de Rumania”?

Llegó como agente libre en enero del 2014 a pedido expreso de Juan Manuel Lillo para su estrámbotico proyecto en Millonarios. No había pisado Bogotá y en la ciudad ya estaban festejando su contratación con bombos y platillos, pues la prensa ya lo había inmortalizado: “Millonarios compra al brasileño de los 150 goles”, “Goleador histórico de Rumania, nuevo jugador de ‘Millos'” , fueron algunos titulares. Mejor dicho: ¡por fin llegaba el reemplazo de Di Stéfano!

 

Foto: rcnradio

 

Y es que no era para menos. Los comentarios, aunque exagerados, no estaban tan distantes de la realidad. Wesley llegó al Campín con una maleta con  135 goles y dos premios al Jugador del Año en Rumania de carga. Si usted le preguntaba a un rumano por él (era más fácil llamar a la embajada en ese entonces), la respuesta era sencilla: “ni Ciprian Marica es tan crack”. Además era un tipo con goles en muchos idiomas, pues selló su pasaporte en Portugal, Brasil, Corea del Sur, España y Arabia. Pergaminos tenía, tampoco era un aparecido.

Le puede interesar: El once ideal de jugadores de Bogotá

Ya en la ciudad, a Wesley no lo dejaron entrenar tranquilo. La gente iba a los entrenos a verlo, a tocarlo, y los periodistas hicieron la debida diligencia. Así que  ni la más escrupulosa lupa pudo encontrar al troyano escondido dentro del Caballo; según la prensa, él levitaba en la cancha. El delantero de 33 años fue un rockstar durante toda la pretemporada.  Solo le faltaba responder en el Nemesio.

 

Camiseta Andrea Pirlo

 

Luego de tantos prolegómenos, debutó contra el Huila en el Campín. Jugó los 90 minutos y para el espectáculo no dejó ni fu ni fa. Se le  vio pesado, rígido,  tronco. Aun así, el hincha, cegado por sus números, lo bancó a muerte. Sin embargo, pasaron los partidos, uno, dos, cinco… y  O cracky siguió igual. Lo inesperado pasó: se descubrió la mentira y la leyenda se rompió en pedazos. No alcanzó a jugar más de cuatro partidos completos en todo el semestre, hizo solo un  gol –feísimo–, y en el clásico se burló de todos jugando los últimos cuatro segundos del cotejo. Ja. Le puede interesar: Cuando Jorge Luis Pinto insultó a un árbitro en nombre de Millos

 

Camiseta John Duque

 

Finalizado el primer semestre del año se fue raudo. En ‘Millos’ se descubrió un desfalco de más de 4 millones de dólares y lo echaron a patadas junto al camerunés Modeste M’Bami. Al parecer los altos sueldos de ambos generaron un déficit financiero que casi deja en bancarrota a la institución. Fue más la verborragia de Lillo sobre su potencial orgánico-físico-ecológico-filosófico que lo que lo que dejó en la capital. Después de todo el embrollo, aterrizó en un equipo rumano y jamás volvió a ser el mismo.

Lo último que se supo de Wesley fue que en 2016 la prensa rumana lo dio por muerto. Las calles de Vaslui (pueblo en el que reinó) se inundaron de gente que salió en duelo a despedir al mejor jugador que merodeó esas tierras. Horas después, el jugador salió a desmentir la noticia, pero no antes, un periodista rumano nos dejó esta joya para la eternidad: El arrepentimiento es enorme. Creo que murió uno de los mejores jugadores que ha tenido Rumania en su historia”.

No se vaya ni leer: Diamante en bruto: Juan Camilo Salazar

Foto:
El Tiempo

(Visited 12.483 times, 3 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS