El puñal que desnudó al fútbol colombiano