Tres conclusiones contundentes de la lista de convocados de Queiroz