¿Nos quedó grande ver los clásicos con hinchas rivales?