Junior hizo lo que quiso con el América

399

Compartir artículo:

Un Junior demoledor le bajó los humos a un América pálido y deslucido. Estás son las tres conclusiones que nos dejó el partido:

 

Comesaña sigue puliendo su propuesta

Gracias. El futbolero colombiano agradece una propuesta como la de este Junior. Qué lindo es sentarse y ver a un equipo que trata tan bien al balón, que quiere jugar siempre, que repudia el bochazo a cualquier parte y que nos para de la silla con sus combinaciones precisas en el último cuarto.

 

Comesaña sigue afilando su propuesta. Esta vez fue un 4-4-2 con Pico y Hernández en el doble cinco; Chará y Escalante abiertos por las bandas; y Ovelar acompañando a Teo en la delantera. Y todo le salió bien: Escalante mostró que puede hacer el ida y vuelta, estuvo férreo en defensa y activo en ataque; la dupla Hernández-Pico fue todo equilibrio, compromiso defensivo y un pie exquisito para salir desde atrás; y Ovelar fue el complemento ideal para Teo.

 

Agarrado del talento y la inteligenica de Chará, el Junior pisoteó al América. Le hizo tres, pero pudieron haber sido seis. Chará se mostró comodísimo en la banda derecha. Desde ahí puede explotar todo su repertorio.  Desbordó por banda, encaró, combino por adentro y probó de media distancia. Un fenómeno.

 

Lea también: También hay cosas tristes detrás de la llegada de ‘Teo 

 

La peor cara del América

Por un mal partido no podemos enterrar la propuesta de Hernán Torres. Este América sabe y quiere jugar con la pelota al piso. De hecho, así lo hizo en los primeros veinte minutos. Cuando Arboleda estuvo preciso y logró encontrar a Bottinelli  y Lizarazo, el América jugó en campo contrario.

 

Pero después todo se diluyó. El equipo pagó carísima la falta de marca en el medio campo. Jhonny Vásquez no pudo contener el solo el prolijo juego interior del Junior y nunca hubo un volante que apoyara a Iván Vélez referenciando a Chará y a Piedrahita por la banda izquierda (del América). Bottinelli que era el encargado fue displicente.

 

Por otro lado, en el Metropolitano los refuerzos quedaron debiendo. El ‘Queso’ apenas tocó el balón, Lizarazo no pudo marcar diferencia y el partido de Bottinelli es cuento aparte. El argentino jugó un partido espantoso, fue individualista, estuvo impreciso, lento para decidir y perdió ene mil balones.

 

Le puede interesar: Americano: hay que cambiar la forma de pensar

 

Ovelar era la ficha que faltaba

Aciertos de Comesaña hubo muchos, pero el más contundente fue haber puesto a Ovelar al lado de Teo. La presencia de un nueve puro, que además sabe con la pelota y juega bien de espaldas, hace que el “volanteo” de Teo sea mucho más efectivo. Cuando Teo sale del área a combinar con los volantes, Ovelar queda de referente y el balón tiene un posible receptor en el área. En los partidos anteriores, cuando Teo y Chará combinaban, muchas veces, no tenían con quien jugar hacía adelante. Roberto es la solución.

 

No se vaya sin leer: Cuando ‘Teo’ fue feliz en Colombia

 

Foto:

Futbolred


Lo más leído