Se terminó la pesadilla de James (y la nuestra)