Una buena razón para que no se juegue la final de la Libertadores