Los 3 pecados del Junior eliminado

6829

Compartir artículo:

Se acabó el sueño. Junior perdió 0-2 contra Flamengo y quedó eliminado de la Suramericana. Estas fueron las razones de la tragedia:

 

Plantear mal el primer tiempo
En la ida y sobre todo en la vuelta, sorprendió ver a Mier en el once. Junior salió con un 4-4-2. Dos puntas: Teo y Mier saliendo y entrando, función que le queda muy bien al primero, pero que no le luce al segundo. Dio la sensación de que en vez de juntarse se incomodaron el uno al otro.

 

Matías flotó mucho en la mitad y entonces Teo no pudo hacerse dueño del balón, y con Chará jugando en la banda, no hubo quien juntara al equipo. El Junior, aunque salió brioso, se hizo dueño del balón y se paró en campo contrario, echó en falta el juego colectivo por adentro, su más grande virtud a lo largo del semestre. En el primer tiempo, cuando se podía jugar con calma y sin presión, no hubo ‘Chateo’. Solo Chará.

 

A estas alturas Comesaña nunca entendió cuál es la posición que más le favorece al uruguayo. No tiene un uno-contra-uno destacable para ser extremo, es demasiado lento en sus decisiones para jugar de enganche y le falta la intuición de los grandes nueves de área. La presencia de Matías, esta vez, le pesó al equipo.

 

Lea también: La B en Colombia: el peor infierno de todos

 

Fallar el Plan A y no un tener un plan B
En el segundo tiempo, con la entrada de Ovelar (un nueve puro), Teo se hizo enganche. Y se notó. Antes del mazazo que fue el primer gol del Flamengo, Junior tejió, hizo paredes y generó dos opciones clarísimas. Yonny Gónzalez la tuvo dos veces…

 

…la pelota no entró y Flamengo se fue adelante. Y luego se tiró atrás. Y plantó un bosque de piernas que hizo imposible que el Junior pudiera imponer su juego corto, su ‘toma y dame’.

 

Ante el nerviosismo y la presión del reloj, el equipo optó por el juego largo y el bochazo a la olla, un plan B que le ha funcionado a muchos equipos, pero no a este Junior. Este equipo es muy débil por arriba, no tiene a un cabeceador contundente. Ah, tampoco hay media distancia.

 

El gran pecado de este equipo eliminado fue no tener variantes (y decidir muy mal de cara al arco).

 

Le puede interesar: Patadas criminales en el FPC

 

Fragilidad defensiva
Acá vale la pena reconocer la inteligencia de Rueda. Fue conservador, pero no amarrete. Cada vez que Flamengo pudo soltarse y atacar, lo hizo y lo hizo bien.

 

Y el Junior por su parte le colaboró. Luis Narváez y especialmente Cantillo estuvieron lentos en los retrocesos, los centrales fallaron mucho en los cierres y a los laterales los desbordaron con demasiada facilidad.

 

El Flamengo atacó decididamente cuatro veces, dos terminaron en gol, una la sacó Viera y la otra fue un cabezazo que se fue por arriba.

 

Mención especial para el nueve del Fla: Felipe Vizeu, un niño de 20 años que es una absoluta fiera.

 

No se vaya sin leer: El Falcao de repuesto que necesita Colombia

 

Foto:

El Tiempo / AFP


Lo más leído