Equipos eternos: El insuperable Cali del 99