¿No que éramos un país de arqueros?

6964

Compartir artículo:

Siempre se ha dicho que Colombia es tierra de arqueros. Pero hoy el panorama es preocupante. La diferencia entre David Ospina y los que vienen detrás es muy grande. ¿Pasa algo? 

 

Cuenta la leyenda que Efraín el ‘Caimán’ Sánchez fue el primer gran guardián del arco de la Selección Colombia. Fue el arquero en la primera participación del país en un mundial, en Chile 1962, y salió campeón con Millonarios en  el 64 siendo jugador y entrenador. Un mito del arco en Colombia.

 

El siguiente gran nombre fue Pedro Antonio Zape. Un vallecaucano de grandísimos reflejos y una trayectoria espectacular. Portero de la Selección en los 70’s, subcampeón de la Copa América en 1975, tricampeón con el Cali y bicampeón con el América.

 

Puede leer también: El delantero más honrado del fútbol colombiano

 

Después vendría José María Pazo, dueño del arco del Junior durante 15 años, donde fue dos veces campeón. Unos años más adelante vino la camada maravillosa de los 90: René Higuita, Oscar Córdoba, Faryd Mondragón y Miguel Calero. El arco colombiano nunca fue tan pequeño para el rival. Esta generación de un nivel extraordinario puso para siempre la vara muy alta. Nos acostumbraron a esperar porteros de su estirpe. Por eso hoy, más que nunca, preocupa el escenario del arco en Colombia.

 

url
Miguel Calero (RIP) y Óscar Córdoba. Dos de los mejores arqueros de la historia de Colombia.

 

Después de una generación espectacular vinieron arqueros notables: Juan Carlos Henao, Agustín Julio, Róbinson Zapata y muchos otros que fueron importantes en el fútbol colombiano. Pero hoy ya no hay sensación de bonanza y si a David Ospina le pasa algo, los que vienen detrás vienen muy lejos.

 

El arquero titular del Junior desde hace años es el uruguayo Sebastián Viera. El de Atlético Nacional hace bastante tiempo es el argentino Franco Armani. El arquero titular de Millonarios es el el uruguayo Nicolás Vikonis. Y la lista sigue: en los últimos años equipos como Jaguares de Córdoba, Tolima, Alianza Petrolera, Águilas Doradas y Patriotas y otros también han tenido arqueros extranjeros. Al día de hoy no hay un solo prospecto de gran arquero colombiano.

 

También puede leer el cuento : El arquero es así

 

Entre el 35% y 40% de los arcos del FPC están ocupados por arqueros extranjeros. Entonces, la pregunta es más que razonable: ¿qué está pasando con la formación de arqueros en el país? El tema por supuesto es complejo, e intentar explicarlo apelando a lugares comunes con respuestas superficiales sería irresponsable e inútil. Pero al menos es importante empezar a hacerse la pregunta. Poner sobre la agenda la necesidad de discutir y cuestionar el presente del proceso formativo de los arqueros.

 

Al parecer el pozo de arqueros está seco. Esto es un problema para el FPC y para la progresión de los jóvenes en formación. Si los directivos y entrenadores siguen con la tendencia de acudir a porteros extranjeros no habrá espacio para pulir a los prospectos. El problema no es menor. En la cadena de efectos de esta sequía, la mayor consecuencia la puede sufrir el arco de la Selección. Camilo Vargas, David González y Leandro Castellanos son buenos porteros, sin duda. Pero la distancia que hay entre ellos y David Ospina es muy grande.

 

Mientras aparece entre las brumas una generación o un arquero del nivel de los apellidos del pasado, hay que rezar para que a Ospina no le pasa nada y, sobre todo, revisar lo que se está haciendo en el fútbol base. ¿No será necesario traer entrenadores de arqueros de otros países? ¿Los mejores colombianos están trabajando en los clubes o están sin trabajo? Sin duda, no es un buen momento para el arco colombiano.

 

También puede leer; Diamante en bruto: Gianluigi Donnarumma

 

Foto:

bfmtv.com


Lo más leído