Cuadrado perdonó al Manchester United y la Juve lo pagó caro