fbpx

Recordando: Cuando Once Caldas estuvo a un penal de ganar el Mundial de Clubes

2018-12-20T20:46:36+00:00 20 diciembre, 2018 |

Costeño de nacimiento y rolo por adopción.

2 minutos de lectura

ng>En Colombia, nadie nunca ha estado tan cerca del Olimpo del fútbol como el gran Once Caldas del profe Montoya. Lea y recuérdelo con nosotros.

“Atención, Manizales, atención Colombia, si convierte, Once Caldas será campeón del mundo”. “Atención, Jonathan Fabbro, ex hombre de Boca Juniors. Corta carrera, si lo hace es campeón. Faaaabroooooo, ¡palo!”.

 

Camiseta Gordo Ronaldo

 

Han pasado catorce años y el balón, en todas las repeticiones,  sigue golpeando ahí, en la parte baja del poste. Nada ha cambiado. Fabbro sigue caminando hacia el mediocampo  con cara de condena. Henao sigue gritando para sus adentros. El profe Montoya sigue sufriendo en silencio. Y en Manizales todavía se siente ese ‘jueputa’ coral. Lea también: Fuad Char: El Padrino de la Costa

 


South American club champion Once Caldas goalkeeper Juan Carlos Henao gets a welcome kiss by a Colombian resident in Japan upon his team's arrival at Narita International Airport in Narita, north of Tokyo, Friday, Dec. 3, 2004. The Once caldas of Colombia will face European club champion FC Porto of Portugal at the Toyota Cup in Yokohama near Tokyo on Dec.12. The Japanese on the headband reads: "No. 1. " (AP Photo/Itsuo Inouye)

Henao, el héroe. / Foto: Getty Images


 

Aquel domingo 12 de diciembre a las cinco de la mañana en Japón, en el Yokohama Stadium, el humilde y obrero equipo de Once Caldas jugó su partido soñado. En Asia y en todos los idiomas. ¿El rival? El sorprendente Porto de Mourinho -qué bueno eras José.

 

Camiseta Juan Román Riquelme

 

El partido, obvio, fue bravo. Pasar de jugar con la ‘Champeta’ Velázquez, la ‘Perra’ Carrillo y el ‘Piojo’ Acuña a competir con Maniche, Quaresma y Luís Fabiano, no fue fácil. El profe Montoya, pensador criollo, jugó a parquear la chiva y a aguantar la embestida. Y, la chiva aguantó, nadie sabe cómo pero aguantó. Destartalada toda, sin gasolina, llegó hasta los penales. Le puede interesar: Recordando: Cuando Fredy Rincón ganó el Mundial de Clubes

 


Cuando Once Caldas estuvo a un penal de ser campeón del Mundial de Clubes.

El silencio sepulcral. / Foto: Getty Images


 

Dos veces los portugueses celebraron gol. Y dos veces se tragaron el grito: goles inválidos. Juan Carlos Henao, feroz como contra Boca, evitó la goleada y el papelón. Y el resto, honrando el blancor de la casaca, se vaciaron como críos. Con hambre y corazón.

 

Camiseta James Rodriguez

 

Y como niños regresaron ese día al hotel. Lloraron. Lloraron. Se lamentaron mil veces. Se lavaron la cara. Se pellizcaron el brazo para salir de la pesadilla. Pues no. Igual que catorce años después, Fabbro la estrelló en el palo. Empate a cero, derrota 8-7 en penales. No pudo ser.

Embed from Getty Images


Aún sigue dando en el palo. Compruébelo usted mismo.


 

No se vaya sin leer: Equipos Eternos: El Once Caldas del 2004

Foto:
El Tiempo

(Visited 1.639 times, 24 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS