Deje de llorar: Nacional no está tan mal