«James no puede con su ego»