Millonarios vs. Santa Fe: Por qué ganar es lo único que importa