fbpx

Las peleas más recordadas entre jugadores del mismo equipo

2018-12-28T11:43:53+00:00 16 octubre, 2018 |
2 minutos de lectura

Estos son los quilombos entre compañeros de un mismo equipo más impresionantes de los últimos tiempos.

1. Assou Ekotto vs Benjamin Moukandjo

Mundial de Brasil 2014. Camerún 0 Croacia 4. La sangre hervía entre los jugadores de Camerún. Los defensas puteaban a los de arriba y los de arriba no se aguantaban otro error en los centrales. La cancha se fue calentando hasta que los madrazos se convirtieron cabezazos y empujones.



 

Camiseta Gordo Ronaldo

2. Puyol vs Thiago y Dani Alves

Thiago marca el 7-0 del Barca de ‘Pep’ al Rayo. El equipo está humillando al local y para recordárselo Thiago y Dani celebran con un bailecito para hinchar los huevos. Puyol, serio y caballero como siempre, los regaña y pone fin a la guachafita. Respeto ante todo, que no se les olvide.



Le puede interesar: Peleas entre técnicos y futbolistas ardidos

3. Lee Bowyer vs Kieron Dyer

El Aston Villa estaba goleando 3-o al Newcastle y de repente se armó la gresca. Lee Bowyer y Kieron Dyer no se aguantaron las cagadas en la cancha y se fueron a las piñas. Sin duda, las derechas y las izquierdas que se mandaron en la cara fueron mejores que las que le dieron a la pelota. Por poco se rompen, si no es que sus compañeros los separan y evitan la ida al hospital.



4. Edwin vs Mauro Zárate

No hay nada que más empute que estar perdiendo con el rival y que un compañero se las dé de Messi y no la suelte. Eso le pasó a Edwin con Zárate. El argentino se las dio de fenómeno, se la negó al gordo, el gordo se braveó y Mauro no aguantó el regaño. Una opción clara de gol terminó en verdaderos putazos.



5. Lucumí vs Dayro Moreno

¿Se acuerda de aquella vez cuando varios jugadores del Bayern acordaron el cobrador de un tiro libre luego de un piedra, papel o tijera? Bueno, Steven y Dayro estrenaron un nuevo método: cabezazo, empujón o expulsión. Y, claro, a Lucumí lo echaron y el cobro se lo ganó Dayro.

Lástima que al final nos dimos cuenta que no era un juego y todo terminó mal, mal. Dayro: despedido. Y, Lucumí: ocho días de reflexión…



 

Termine con: Lo bueno y lo malo de Jeison Murillo en el Barca

Foto:
El Tiempo

(Visited 8.682 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS