CR7: ¿Por qué queremos destrozar su leyenda?