Juanfer Quintero: Por favor, vete al fútbol chino